Sobre la metodología de evaluación de las y los aspirantes al Consejo General del INE.

Sobre la metodología de evaluación de las y los aspirantes al Consejo General del INE.
8 marzo, 2017 Arturo Espinosa

Sobre la metodología de evaluación de las y los aspirantes al Consejo General del INE.

8 marzo, 2017

El pasado 21 de febrero, la Cámara de Diputados aprobó la Convocatoria para elegir a 3 integrantes del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE). En este espacio, hemos dado puntual seguimiento a cada una de las etapas que han transcurrido a lo largo de los últimos días. Destacamos, -un día después de emitida la convocatoria- la inconstitucionalidad que supone que la metodología a utilizarse por el Comité Técnico de Evaluación (CTE) sea definida por la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), pues excede las facultades constitucionales de esta última, e invade la autonomía del CTE.

Posteriormente señalamos la discrecionalidad con la que los órganos encargados de conformar al CTE realizaron la designación de sus integrantes -con independencia de sus perfiles-. Además hemos mencionado la falta de compromiso con la transparencia en el proceso, ya que al día de hoy, las fichas curriculares de tres de ellos aún no se han hecho públicas.

El registro de aspirantes dio cuenta de un total de 109 ciudadanos y 43 ciudadanas que acudieron a la Cámara de Diputados a solicitar ser parte del procedimiento. Después de ser prevenido, uno de ellos fue descartado al no subsanar sus omisiones. En el Observatorio Electoral nos dimos a la tarea de elaborar los perfiles de cada aspirante (CONSULTALOS AQUÍ).

De acuerdo a la Convocatoria, el 6 de marzo, la JUCOPO debía comunicar al CTE la metodología a utilizar para evaluar a los aspirantes, y hacerla pública. Después de un cuidadoso análisis, consideramos que estos criterios exceden lo dispuesto en la convocatoria, afectando la legalidad y la certeza del proceso de designación. Destacamos algunos aspectos.

1. Se modifican los plazos establecidos en la Convocatoria del 21 de febrero, pues determina extender la temporalidad para la entrega de las 3 listas en las que se contengan los nombres de 5 aspirantes por cada una de ellas, por parte del CTE a la JUCOPO. Pasando del 13 al lunes 20 de marzo como fecha límite.

2. La metodología aprobada está compuesta por 3 etapas:
• revisión de requisitos de elegibilidad;
• examen y revisión documental para evaluar idoneidad de las y los candidatos; y
• entrevista con los aspirantes.

Estas etapas se desprenden de las metodologías utilizadas en distintos procedimientos de designación de autoridades electorales, de transparencia, anticorrupción, así como de los principios de parlamento abierto y de criterios del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

La primera de las etapas no tiene mayores elementos que analizar, pues a pesar de que la metodología acaba de ser aprobada, la revisión de requisitos de elegibilidad, ha ocurrido al menos desde el viernes 3 de marzo y se limita al cumplimiento de requisitos formales establecidos en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) que ya se encontraban contenidos en la Convocatoria.

Los problemas inician en la etapa de examen. Se ha determinado, que el próximo viernes 10 de marzo, las y los aspirantes realicen un examen de conocimientos basado exclusivamente en disposiciones jurídicas en materia electoral. A este respecto, la metodología no brinda certeza sobre el modelo de examen a aplicar, la duración del mismo y sus características generales, sin embargo, se puede deducir que será aplicado en medios electrónicos, pues el resultado quedará publicado el mismo día de su aplicación, lo cual posibilita que durante el sábado siguiente los candidatos se puedan inconformar y solicitar revisión.

Consideramos que la principal vulnerabilidad de la implementación de una etapa de examen en la forma en la que se ha diseñado, es que una prueba basada exclusivamente en aspectos jurídicos formales no es un elemento confiable para valorar los conocimientos de los aspirantes. Menos aún, bajo la consideración de la pluralidad de perfiles en contienda. Adicionalmente, la convocatoria no contempla la aplicación de un examen como parte del proceso de designación, lo que nuevamente afecta la certeza y la legalidad del proceso de designación.

La etapa de examen es complementada por la revisión documental de las y los aspirantes para evaluar su idoneidad. Para realizarla, se determinó conformar 3 grupos de trabajo integrados de manera aleatoria por los miembros del CTE. Cada integrante tendrá una cédula de evaluación en la que se incluirán 10 competencias a calificar para cada uno de los aspirantes, las cuales son:

1. Experiencia en materia electoral.

2. Experiencia y habilidades en participación en cuerpos colegiados

3. Experiencia o conocimiento en las funciones propias de los Consejeros Electorales, tales como: fiscalización, transparencia, rendición de cuentas y recursos de procedencia ilícita: diseño, redacción y evaluación de instrumentos jurídicos

4. Reconocimiento en funciones de liderazgo institucional o social.

5. Habilidades en materia de negociación y resolución de conflictos.

6. Vínculos con la academia, las organizaciones sociales, gremiales y empresariales.

7. Formación académica.

8. Actividades de docencia, capacitación o divulgación en temas electorales.

9. Identidad con los valores democráticos contenidos en la Constitución y la trayectoria personal (exposición de motivos)

10. Calidad del ensayo o de las publicaciones en materia electoral.

Estas competencias se calificarán en una escala de valoración que es de; bueno, satisfactorio y suficiente. Para lo cual se otorgará una puntuación en cada caso, aclarando que los puntos 9 y 10 la puntuación tiene doble valor que la del resto.

Consideramos que al no estar contemplado en la convocatoria, los aspirantes se encuentran en estado de indefensión pues no tienen la posibilidad de complementar la documentación que fue entregada con el objeto de probar experiencia en alguna de las competencias a calificar.

Adicionalmente, la escala a utilizar no considera la posibilidad real de que existan competencias en las que un aspirante no pueda sumar al menos un punto. Es decir, no existe la calificación 0 en caso de que algún candidato no cuente, por ejemplo, con experiencia en materia electoral. Dicha circunstancia hace que las y los 151 aspirantes en contienda tengan garantizada una calificación mínima de 12, por el simple hecho de haberse inscrito al procedimiento y haber cumplido con los requisitos formales para acceder al encargo.

La evaluación se hará a partir del promedio de los puntos consignados en las cédulas de los integrantes de cada grupo de trabajo. En dado caso, las calificaciones reflejadas en números enteros podrán quedar de la siguiente forma:

Resulta necesario advertir, que para el punto que se refiere a la calidad del ensayo y cuyo resultado es multiplicado por dos, no existe criterio alguno para realizar la evaluación, por lo que es factible concluir que su calificación derivará de la apreciación subjetiva que tenga cada uno de los evaluadores del CTE.

En dicha etapa, la calificación del examen y la de valoración documental se ponderarán en una relación de 40 – 60, con la finalidad de arrojar una calificación única por aspirante, a partir de la cual se deberán seleccionar a los 45 aspirantes -pudiendo ser más- que hayan obtenido el mayor puntaje para ser citados a entrevista. El problema radica en que existe la posibilidad de que ocurran múltiples escenarios que no garantizan el arribo de las y los mejores perfiles, pues bien podría un aspirante obtener una calificación baja en el examen y una alta en la evaluación de la documentación y ese simple hecho tendría el potencial de asegurarle su acceso a la tercera y última etapa previa a la conformación de los listados.

Lamentamos que, en la metodología de evaluación, en particular en la etapa de examen y revisión documental para evaluar idoneidad de las y los candidatos, no se contemplen medidas para buscar favorecer el equilibrio de géneros en la selección de las y los aspirantes a avanzar a la siguiente etapa de calificación como medida de acción afirmativa.

El introducir este tipo de evaluación posterior a la emisión de la convocatoria y del registro de las y los aspirantes, consideramos que afecta sustancialmente el proceso, pues son criterios que los propios interesados desconocían y por lo mismo, es posible que no hubieran presentado la documentación suficiente para tener una puntuación satisfactoria en esta etapa, ya que la documentación necesaria para el registro no implicaba tal exhaustividad para acreditar capacidades, competencias y conocimientos bajo los parámetros a evaluar.

Por otro lado, el propósito de la entrevista será conocer la visión de quienes aspiran al cargo acerca del estado de nuestra democracia, del propio INE y de la organización electoral en México. Además, se advierte la posibilidad de que se realicen cuestionamientos acerca de los perfiles en contienda a efecto de valorar su idoneidad. Del contenido de la metodología, no se distingue la existencia de criterio alguno a ser considerados en la cédula de valoración con la que contarán los integrantes del CTE al momento de realizar las entrevistas.

En detrimento de la transparencia, no se prevé que las entrevistas sean transmitidas en vivo a través de alguna plataforma digital, aunque si se contempla su publicación, sin embargo, esto también se previó en 2014 y las entrevistas jamás fueron cargadas en portal alguno. Tampoco se permite que la sociedad civil haga preguntas a los aspirantes, como sí se hizo en el proceso de designación de integrantes de la Sala Superior del TEPJF.

Aunado a lo anterior, no se especifica la forma en la que se integrarán los entrevistadores, sólo se especifica que el CTE “en pleno o en grupos de trabajo” realizará las entrevistas. En este aspecto, es de suma importancia garantizar que en las entrevistas se encuentren los integrantes distribuidos de manera equilibrada a partir del órgano que los propuso. El puntaje que sea arrojado por la etapa de la entrevista, en ningún momento será un criterio definitorio para realizar la construcción de los listados solamente será un “elemento que orientará la decisión del Comité”.

3. A pesar de que la metodología tendría que contemplar la forma en la que se conformarán los listados emitidos por el CTE, esto no es así, sin embargo, se delimita la discrecionalidad con la que el CTE conforme las listas a partir de la idoneidad de los perfiles y la diversidad de género. Por lo que tendremos que esperar 3 listados conformados en proporciones semejantes entre los géneros -especialmente considerando que la integración actual e histórica del Consejo General ha sido dominada ampliamente por hombres- y sin lugar a duda, integrado por las y los mejores aspirantes.

4. Finalmente, no podemos dejar de mencionar que, hasta el día de hoy, el CTE es deudor de mayor transparencia y compromiso con la participación ciudadana. En un ejercicio comparativo, para la instancia en la que nos encontramos, el CTE conformado en 2014 ya había emitido una importante cantidad de boletines en los que informaban todo lo relativo a los acuerdos tomados, entre ellos, la recepción de escritos por parte de la ciudadanía en torno al procedimiento o a las candidaturas mismas.

Manifestamos nuestra preocupación por la certeza y legalidad del proceso de selección de consejeras y consejeros electorales del INE. No olvidamos mencionar que el TEPJF tiene un amplio desarrollo jurisprudencial sobre la obligatoriedad de atender estos principios en la designación de autoridades electorales.

Fuentes de información:

Cámara de Diputados (2017, 6 de marzo de 2017) “Acuerdo de la Junta de Coordinación Política, por el que se establece la metodología que instrumentará el Comité Técnico de Evaluación en el proceso de selección de tres consejeros electorales del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, que ejercerán el cargo por el periodo que va del 5 de abril de 2017 al 4 de abril de 2026” en Gaceta Parlamentaria, año XX, número 4733-II. México: Cámara de Diputados.

Cámara de Diputados (2017, 7 de marzo de 2017) “Acuerdo de la Junta de Coordinación Política, por el que se modifica el diverso por el que se propuso al Pleno el proceso para la integración del Comité Técnico de Evaluación y la convocatoria para la elección de tres consejeros electorales del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, que ejercerán el cargo por el periodo que va del 5 de abril de 2017 al 4 de abril de 2026, aprobado el pasado 21 de febrero y publicado en el Diario Oficial de la Federación el 24 de febrero siguiente” en Gaceta Parlamentaria, año XX, número 4734-VIII. México: Cámara de Diputados.

Publicado por:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*